lunes, 3 de agosto de 2009

La mejor zona para vivir

Elija bien una zona para vivir





ciudad de mexicoUbicación, calidad de vida y seguridad, es lo que responden las familias cuando se les pregunta qué les motivó a comprar en determinada región de la ciudad su casa propia.

Sin duda, las necesidades inmediatas son las más importantes para elegir en dónde vivir, y en ello entran el lugar de trabajo, así como las escuelas, médicos y hospitales.

Para la especialista en el sector inmobiliario, Beatriz Amezcua "lo más importante es la cercanía al trabajo, pues hay que evitarse tiempos de traslado, el tráfico, y para mí, algo de gran importancia -principalmente a nivel comunidad- disminuir la contaminación.

“Nosotros pensamos en comprar en Metepec, primero porque era más barato, y nos quedaba más o menos cerca Santa Fé, donde trabaja mi esposo; las escuelas, allá podríamos buscarlas”, dice Margarita Garfias.

Sin embargo, anota la entrevistada que vive con sus dos hijos y su esposo en un condominio de la Escandón, “fue mejor decidirnos por un lugar más céntrico, pues aunque vivimos en un departamento –por el precio de una casa en una zona más lejana—, la comodidad de estar a un paso de las escuelas, del trabajo, del centro, de las actividades de mi hijo y de otras cosas, compensa el tiempo y el dinero que íbamos a gastar en los traslados”.

jardinesEsto es un hecho: por lo precios del mercado de departamentos en el Distrito Federal, es todavía posible tener una casa de tres recámaras, jardín, patio de lavado, entre otras opciones, en estados colindantes con el Distrito Federal, como el Estado de México, Pachuca e incluso Querétaro.

Pero, ¿irse a vivir por allá --donde quizá la calidad de vida en cuanto al medio ambiente, es mejor—conviene a nuestra vida familiar? “Dependiendo de la situación de la familia, se tomarán estas decisiones, buscando siempre la mayor comodidad”, responde y coincide con Garfias, Beatriz Amezcua, ejecutiva de la empresa inmobiliaria BAI Bienes Raíces.

Calidad de vida es también tiempo para estar con la familia; menos tiempo de trayecto a nuestros hogares; tiempo suficiente para comer; menos riesgos de accidentes automovilísticos, entre otros beneficios de vivir en lugares dentro de la Metrópoli, en especial si la gran mayoría de las actividades de la familia se encuentran ahí.

Si es posible cambiarse, con todas las diligencias, a Metepec o a Pachuca, estos lugares son sin duda excelentes opciones. Hay excepciones, claro. Por ejemplo, una pareja muy bien puede irse a vivir en esas zonas aledañas sin mayores problemas, incluso trabajando en el Distrito Federal.


Hay excepciones. Por ejemplo, una pareja puede vivir en zonas aledañas incluso trabajando en el Distrito Federal. Es una opción válida, “las parejas que buscan una casa, si trabajan en extremos totalmente diferentes, tendrán que buscar un punto medio para ambos”, anota Amezcua.

Si decidió quedars en el Distrito Federal y determinó el monto invertirá en la casa, afirma la asesora, “hay inmuebles de todos los precios en todas las colonias; no por tener un presupuesto bajo, me voy a tener que ir a vivir a Ecatepec”.

Precios en coloniasPor ejemplo, “si quiero un departamento en la colonia del Valle, y ahí es caro, puede surgir algo a los alrededores de esa colonia. Quizá sea algo de menos lujo, pero cerca de los puntos de interés de la familia”.

Con respecto a los servicios de escuela, comercios, etcétera, actualmente las colonias cuentan con ellos. La Ciudad de México es grande. “Si pensamos en la Del Valle, San Pedro de los Pinos, Alamos, Narvarte, Escandón, Noche Buena, Portales, Nápoles, encontraremos una tiendita en la esquina, una lonchería, tintorería, tortillería y un súper en todas las calles”, señala la especialista.

En colonias como el Pedregal o la Herradura, esto no existe, pero “lo tienen a la vuelta de la esquina, ellos saben que para comprar un refresco o lo que sea, tienen que manejar e ir a un supermercado grande a hacer su despensa, pero lo saben y eligen un estilo de vida”, anota Beatriz Amezcua.

Por otro lado, la gente busca seguridad, “pero hay extremos que como compradora, no adquiriría”, reflexiona Amezcua. “pienso en la colonia Prados Churrubusco, donde algo muy feo les debe haber llevado a enrejar todas las calles.

Pero ¿qué pasa con el acceso de una ambulancia o un bombero en una emergencia? Todo está bloqueado y en caso de incendio, ¡primero se quema la casa! Yo pondría más seguridad en mi casa, y menos en la colonia; estar enclaustrado no es sinónimo de seguridad”.

La elección de la zona con relación a que se valore, o no, el inmueble, “no es muy previsible”, anota la experta. “No se sabe cómo cambiará la situación de la colonia. Incluso puede variar la situación del predio que está en colindancia, lo que afectará el precio de la propiedad.

Sin embargo, no cabe duda de que los factores pueden variar dependiendo de si se está comprando una propiedad para habitarla o si la compra es una inversión para después vender.

Pero lo que aquí nos ocupa, te invitamos a analizar antes de hacer una elección definitiva. ¡Buena suerte!